Visita al ginecologo

La visita anual, por mucho que lo repitamos, es importante. Rutina que no quiere decir que en ese periodo si se presenta algo se tenga que esperar el año, una vez haya un síntoma poco común debe consultarse inmediatamente.

Los síntomas más comunes son: Dolor pélvico, irregularidad del ciclo menstrual, la secreción genital, el asesoramiento de la planificación familiar, los síntomas propios de la menopausia, la prevención del cáncer ginecológico.

La idoneidad en cómo debe ser guiada la salud de la mujer dependiendo de la edad de ella, es fundamental para lograr objetivo y disminuir las incidencias de enfermedades prevenibles.

Planificación familiar

Hoy en día un embarazo no planeado e inesperado si tenemos la consulta preconcepcional no debería presentarse. El acceso a mínimo una consulta anual y conocer todos los métodos para prevenir un embarazo es obligatorio. Tanto del estado como de la persona en misma.

Dolor pélvico

Su inicio, sus características y la asociación con otros síntomas nos permite delimitar si es un dolor asociado a un embarazo, al colon, a infecciones urinarias o lesiones propias del útero.

La irregularidad menstrual

Es tal vez la gran ventaja de la mujer con respecto al hombre; el tener o no un ciclo regular nos hacen develar enfermedades que a tiempo permiten corregir que no se vuelvan crónicas e intratables. El caso másimpactante es la infertilidad, endometriosis, adherencia pélvica, miomatosis, adenomiosis, EPI y muchas más.

Menopausia

Es claro que la mujer puede y debe vivir con una mejor calidad de vida en este periodo de su existencia sabiendo que puede llegar a ser más de la mitad su vida. Prevenir con tiempo enfermedades tromboembólicas, cardiacas, óseas, urogenitales, emocionales y síntomas como oleadas de calor debe ser el objetivo de todo ginecólogo.

Tamización

El cáncer de seno, útero, cuello uterino y ovario es el reto permanente de nosotros los médicos. Hoy contamos con muchas ayudas y consensos de las organizaciones científicas que permiten generar un mejor pronostico en la prevención del cáncer de la mujer. Tener el autoexamen, la mamografía y algunos marcadores de tumores de las mamas. La tipificación viral del cuello uterino y la colposcopia más la citología previene con tiempo el cáncer uterino, mejor aún nos da tiempo para trabajar sin angustias.

Aun el ovario sigue siendo el coco de los ginecólogos. Ya para el endometrio tenemos aproximaciones y protocolos que nos permiten con tiempo tomar decisiones a tiempo.

Sigue vigente el lema: “Prevenir es mejor que curar”.

Cerrar menú
×