Exámenes importantes

TEMAS PARA TENER EN CUENTA COMENZANDO EL AÑO:

OBSTETRICO (Embarazo bajo y alto riesgo):

Embarazo: El control periódico mensual y al final del embarazo, cada 2 semanas y semanal salvo que haya algún problema de preeclampsia, diabetes u otra condición patológica asociada, debemos esperar el tiempo de las 38 a 41 semanas cumplidas si el feto y madre están bien. La mujer embarazada debe tener cada trimestre sus ecografías y exámenes de laboratorios. Una muy buena nutrición; evitar los ayunos prolongados no quiere decir comer “mucho,” comer bien, calidad y cantidades adecuadas cada 4 horas.

Factores de riesgos a tener en cuenta: Historia personal o familiar de hipertensión, nuliparidad, embarazos múltiples, previo cuadro de preeclampsia, síndrome metabólico y la obesidad. En caso de antecedente de diabetes o diabetes gestacional es de suma importancia.

El screening o tamizaje para enfermedades congénitas cada día son menos invasivas, algo costosas, pero ya están a la mano de los obstetras. Se trabaja en equipo con otros colegas dedicado a la perinatología y medicina materno fetal.

GINECOLOGICO:

Salud del aparato reproductivo, una buena historia clínica más exámenes de diagnóstico apropiados:

Ecografía anual vaginal en pacientes mayores de 40 años

Citología anual y si hay antecedentes, importante debe realizarse su colposcopia

Salud Preventiva de Enfermedades asociadas a la mujer, prevención de situaciones especiales:

La planificación familiar, evitar embarazos no programados o visitar al médico en casos de abortos previos si están buscando tener hijos. Las enfermedades de transmisión sexual son importantes de prevenir o tratar a tiempo antes de tener consecuencias mayores.

Prevención de causas de infertilidad como son: Obesidad, malnutrición, ovarios poliquísticos, diabetes, hipertensión, enfermedades de la tiroides.

Prevención de enfermedades incapacitantes: Un control anual de la salud ósea previniendo la osteoporosis. Si comienza la investigación en los 40 años se consigue disminuir su aparición y/o las consecuencias de esta que son fracturas de columna, cadera y huesos largos.

Enfermedades Vasculares y Cardíacas: Hoy es conocido que la mujer vive tiempos de stress y algunos hábitos que eran solo del género masculino, como son el tabaquismo y el alcohol; y el stress laboral. Estos son factores que influyen de tal manera que los accidentes cerebro vasculares y el infarto no sean solo del hombre, con el agravante que el pronóstico, cuando se presenta esta situación, es peor en la mujer.

Enfermedades emocionales y psicológicas: La pérdida de la memoria y la depresión son resultados muchas veces debido a cambios hormonales. Si no hay antecedente familiar importante, estas situaciones se manejan con buen resultado. Si, por el contrario, hay enfermedades heredo-familiares con buenos tratamientos, con psiquiatría se les ofrece una calidad de vida mejor y puede compartir familiar y socialmente. Prevenir el Alzheimer es fundamental con actividades de buena nutrición, suplementos, actividad física y lúdica.

Deseo sexual: Hombres y mujeres luego de cierta etapa de la vida y en épocas que corresponden a la menopausia y andropausia, viven muchísimas veces ansiedad por intentar mantener una vida sexual activa, igual que en la juventud temprana (HSDD: sigla americana para referirse a la “Hipoactividad y desorden del deseo sexual”) La ansiedad se va transformando en un círculo vicioso. Hoy en día existen recursos médicos y terapias conductuales que mejoran la calidad de vida sexual de la persona y la pareja.

Urinarios: Diferenciar una incontinencia urinaria genuina de la urgencia miccional es fundamental; la incontinencia urinaria se puede volver un problema social, la paciente no desea tener vida social por temor a “orinarse”. Se puede prevenir y curar médica o quirúrgicamente, cada día con mejor técnica para una calidad de vida buena. Juega importante valor el mecanismo de defensa para prevenir la infección urinaria tan común en nuestro medio.

Salud preventiva de las enfermedades cancerígenas de la mujer:

Es súper importante la mamografía anual después de los 40 años si hay factores de riesgos, o cada 2 años; pero nada reemplaza el examen físico. En mujeres menores de 40 años con factores de riesgo también deben entrar en este esquema.

La ecografía mamaria para delimitar áreas quísticas o sólidas en mujeres de todas las edades es importante.

Citología: Nada la reemplaza, pero su importancia es cuando entra en un programa anual; no sirve de nada hacerse solo una en la vida, debe ser anual, y si después de 20 años de estar dando normal, se puede espaciar un tiempo. En casos de infecciones o lesiones premalignas de manejo estricto, el uso de la colposcopia es fundamental y las pruebas específicas del VPH.

Las mujeres que han recibido los esquemas de la vacunación no pueden descuidar su revisión citológica anual, porque existen otra variedad de virus que van apareciendo.

Cáncer de ovario: Este cáncer de difícil diagnostico en su fase inicial es el verdadero “quebradero de cabeza” del ginecólogo. Es el más alto en mortalidad y el segundo más común de los canceres mortales. Motivo por el cual es imperativo seguir buscando los exámenes mas precoces para tratar con tiempo en fases iniciales este mal. Es por eso por lo que el grupo de ginecólogos oncólogos, una vez detectan pacientes con alto riesgo familiar para desarrollar cáncer de ovario prefieren la cirugía preventiva (20% de los casos). Las pruebas BRCA1/BRCA2 y HNPCC son marcadores importantes a tener en cuenta. No existe una prueba de tamizaje y prevención específica, pero con una buena historia clínica, el CA 125 y ecografía anual conociendo sus antecedentes personales y familiares podemos acercarnos a un posible diagnóstico precoz. Por otro lado, los estudios ROC (Risk Ovarian Cancer) continúan y se están desarrollando tanto trabajos prospectivos como de laboratorios para buscar marcadores más sensibles que el CA 125 que es muy inespecífico como detector. Ejemplo el HE4.

Cáncer de endometrio: Este cáncer muy común en los Estados Unidos se está volviendo cada día más frecuente en nuestro medio dada la obesidad, disminución del número de hijos, infertilidad y diabetes. Además, se asocia a la hipertensión y miomatosis. Es de fácil prevención con una regular visita al médico. Existen situaciones a valorar con alguna regularidad que son propias de la mujer como es la función hormonal tanto de la adolescencia, menopausia o enfermedades de otras glándulas endocrinológicas. Ejemplo: Tiroides, calcio, hipotálamo en especial las oleadas de calor y la depresión.

No menos importante, son las quejas frecuentes de enfermedades reumáticas y digestivas. Si hay antecedentes o la misma paciente tiene dichos síntomas con mucha anticipación debemos buscar los mecanismos para evitar que avancen dichas condiciones. Cuando en la familia tenemos cáncer de mama, ovario y de colon debemos entrar en un plan ampliado familiar de pesquisa. Colonoscopia anual después de los 50 años o antes si hay síntomas digestivos.

Cerrar menú
×